La Dirección General de Tráfico (DGT) ha publicado una lista de medicamentos que pueden afectar negativamente la capacidad de conducción. La mayoría de estos medicamentos causan somnolencia, pero también pueden tener otros efectos adversos que ponen en riesgo tanto al conductor como a los demás usuarios de la vía. Siempre es recomendable consultar a un médico o farmacéutico en caso de duda. Aunque los medicamentos son esenciales para tratar diversas condiciones, sus efectos secundarios pueden ser peligrosos al volante. A continuación, repasamos los medicamentos más populares que la DGT desaconseja usar si vas a conducir.

Advertencias Generales:

Antes de entrar en detalles sobre los grupos de medicamentos que no se recomiendan para conducir, es importante tener en cuenta una advertencia clave: 

las farmacéuticas ya nos informan sobre los posibles efectos adversos para la conducción.

Esto puede ser a través de los prospectos o mediante un pictograma con un triángulo rojo y un coche negro en su interior. Si ves este símbolo en la caja, es señal de que puede tener efectos negativos en la conducción.

Medicamentos con los que no pudes conducir

Medicamentos Hipnóticos:

Descripción: Los hipnóticos se utilizan para tratar trastornos del sueño como el insomnio. Funcionan induciendo el sueño o manteniéndolo.

Efectos Secundarios: Pueden causar somnolencia prolongada, disminución de la atención y de la capacidad de reacción. Esto es especialmente peligroso para la conducción, ya que puede provocar accidentes debido a la falta de respuesta rápida ante situaciones de emergencia.

Ejemplos Comunes:

  • Zolpidem: Conocido comercialmente como Ambien.
  • Eszopiclone: Comercializado como Lunesta.
  • Temazepam: Vendido bajo la marca Restoril.

Antipsicóticos:

Descripción: Utilizados principalmente para tratar trastornos mentales como la esquizofrenia y el trastorno bipolar.

Efectos Secundarios: Estos medicamentos pueden provocar somnolencia, mareos, agitación y cansancio. Al volante, estos efectos pueden ser letales, ya que disminuyen la capacidad del conductor para mantener el control del vehículo y responder adecuadamente a las condiciones del tráfico.

Ejemplos Comunes:

  • Aripiprazol (Abilify)
  • Clorpromazina
  • Haloperidol

Medicamentos para el Parkinson:

Descripción: Tratamientos para la enfermedad de Parkinson que ayudan a controlar los síntomas motores de la enfermedad.

Efectos Secundarios: Estos medicamentos pueden causar somnolencia, episodios repentinos de sueño, espasmos, visión borrosa y confusión. Estos efectos pueden reducir drásticamente la capacidad de un conductor para mantenerse alerta y reaccionar adecuadamente.

Ejemplos Comunes:

  • Selegilina (Zelapar)
  • Rasagilina (Azilect)
  • Safinamida (Xadago)

Antimigrañosos:

Descripción: Utilizados para tratar y prevenir los síntomas de las migrañas.

Efectos Secundarios: Pueden causar somnolencia, mareos y debilidad. Conducir bajo estos efectos puede ser extremadamente peligroso debido a la disminución en la capacidad de reacción y el control del vehículo.

Ejemplos Comunes:

  • Sumatriptán (Imitrex, Tosymra)
  • Rizatriptán (Maxalt)
Medicamentos con los que no pudes conducir

Antiepilépticos:

Descripción: Estos medicamentos se utilizan para controlar las convulsiones en personas con epilepsia.

Efectos Secundarios: Pueden causar somnolencia, mareos, visión borrosa, fatiga y sensación de debilidad. Estos efectos pueden comprometer la capacidad de un conductor para mantenerse alerta y reaccionar adecuadamente a las situaciones de tráfico.

Ejemplos Comunes:

  • Ácido Valproico
  • Carbamazepina
  • Clobazan

Medicamentos para la Diabetes:

Descripción: Utilizados para controlar los niveles de glucosa en la sangre en personas con diabetes.

Efectos Secundarios: Principalmente, estos medicamentos pueden causar hipoglucemia (bajos niveles de glucosa en sangre), lo que puede llevar a mareos, confusión y pérdida de conciencia, todos ellos extremadamente peligrosos al conducir.

Ejemplos Comunes:

  • Glimepirida (Amaryl)
  • Glipizida (Glucotrol)
  • Gliburide (Diabeta)

Ansiolíticos:

Descripción: Utilizados para tratar la ansiedad y los trastornos de pánico.

Efectos Secundarios: Pueden causar somnolencia, disminución de la atención y de la capacidad de reacción. Estos efectos son peligrosos al volante, ya que pueden impedir una conducción segura y aumentar el riesgo de accidentes.

Ejemplos Comunes:

  • Diazepam
  • Lorazepam
  • Alprazolam
  • Bromazepam

Antihistamínicos:

Descripción: Utilizados para tratar las alergias.

Efectos Secundarios: Pueden causar somnolencia, visión borrosa y capacidad de reacción reducida. Estos efectos pueden comprometer seriamente la seguridad al conducir.

Ejemplos Comunes:

  • Zyrtec
  • Clarinex
  • Allegra

Antigripales y Anticatarrales:

Descripción: Utilizados para aliviar los síntomas del resfriado y la gripe.

Efectos Secundarios: Principalmente causan somnolencia, lo que puede disminuir la capacidad de atención y reacción al volante.

Ejemplos Comunes:

  • Frenadol
  • Couldina
  • Bisogrip
Medicamentos con los que no pudes conducir

Antidepresivos:

Descripción: Utilizados para tratar la depresión y otros trastornos del estado de ánimo.

Efectos Secundarios: Pueden causar nerviosismo, ansiedad, somnolencia, alteración de la coordinación y visión borrosa. Estos efectos pueden dificultar la conducción segura y aumentar el riesgo de accidentes.

Ejemplos Comunes:

  • Norpramin
  • Doxepina
  • Tofranil

Medicamentos para Afecciones Oculares:

Descripción: Utilizados para tratar diversas condiciones oculares.

Efectos Secundarios: Pueden causar visión borrosa, lo que puede dificultar la percepción visual necesaria para una conducción segura.

Ejemplo Común:

  • OcuSoft

Analgésicos:

Descripción: Utilizados para aliviar el dolor.

Efectos Secundarios: Pueden causar somnolencia, disminución de la capacidad de concentración y reacción, y mareos. Estos efectos pueden comprometer la seguridad al volante.

Ejemplos Comunes:

  • Ibuprofeno
  • Naproxeno
  • Dexketoprofeno

Recomendaciones de la DGT:

La DGT aconseja prestar especial atención al comenzar un nuevo tratamiento o al cambiar la dosis, al tomar varios medicamentos simultáneamente, en situaciones de cansancio y en personas mayores. Además, siempre se debe consultar con un médico o farmacéutico en caso de duda. Es crucial ser consciente de los efectos secundarios de los medicamentos que se están tomando y cómo pueden afectar la capacidad de conducción.

Conclusión:

La seguridad vial es una responsabilidad compartida. Es fundamental estar informado sobre los posibles efectos secundarios de los medicamentos que se consumen y cómo pueden afectar la capacidad de conducción.

La lista proporcionada por la DGT es una guía útil para identificar qué medicamentos pueden ser peligrosos al volante. Recuerda siempre consultar a un profesional de la salud antes de conducir si estás tomando cualquier medicamento que pueda afectar tu estado de alerta y capacidad de reacción.

Si te gusta, síguenos y comparte 😉👍

Estamos para asesorarte:

Si quieres más información, tenemos 3 autoescuelas en Barcelona:

👉 Vía Augusta 130, 08006 Barcelona. 932373583 Elena

👉 C/ Teodora Lamadrid 52-60, 08022 Barcelona. 934175787 Laia

👉 Ronda General Mitre 248. 08006 Barcelona. 932375151 Bibi

📞 620144322

💻 autoescuela-madrazo.com